AlimentaciónDieta

¿Por qué no debes hacer ayuno intermitente?

Si alguien afirma que el ayuno intermitente no adelgaza está mintiendo. Lógicamente, estar sin comer a lo largo de dieciocho o bien veinticuatro horas seguidas hace perder peso. El inconveniente de esta dieta de tendencia es que los kilogramos menos no compensan los problemas médicos que pueden venir con ello.

Una dieta equilibrada y usual sostiene la cantidad de vitaminas, sales minerales y nutrientes precisos para sostener el buen funcionamiento del organismo. Todo cuanto sale de ese equilibrio trae males, a corto o bien largo plazo.

A continuación, te decimos por qué no debes hacer ayuno intermitente

Hace perder masa muscular

Cuando el cuerpo pasa por una limitación alimenticia severísima, tiende a perder masa muscular, incluyendo la delgada. Para no perder masa magra, es preciso hacer una dieta equilibrada con la cantidad precisa de proteína y a tiempo, lo que evita el catabolismo (cuando el cuerpo degrada el tejido muscular).

Puede provocar efecto rebote

Nuestro organismo marcha como un reloj. Cuando no comes mucho, solicita comida. Si la persona está en ayunas, el cuerpo emplea sus sustratos energéticos, como la grasa concentrada en el tejido graso, la glucosa producida en el hígado y el glucógeno muscular. De ahí, cuando volvemos a nutrirnos generalmente, el organismo revienta más grasa, pasando lo que llamamos el efecto rebote, y puede regresar a subir de peso.

Causa hipoglucemia

Esto ocurre eminentemente con los que efectúan actividades físicas, en tanto que a lo largo del ejercicio se genera una reducción de los niveles de azúcar en sangre. Si esa persona prosigue sin alimentarse, ese cuadro podría empeorar e inclusive ocasionar un vahído. La hipoglucemia se genera pues las células consumen azúcar para producir energía. Los síntomas primordiales son mareos, sudor frío, sensación de vahído, náuseas. Es común sentir una sensación horrible de malestar, frecuentemente confundida con la caída de la presión arterial.

Produce agobio y también irritabilidad

El ayuno intermitente puede producir más agobio y también irritabilidad, tanto por carencia de nutriente como por la sensación de incapacidad y frustración de aquellos que, al llegar al máximo del apetito, deciden compensar toda la limitación de comida en la primera comida tras el final del ayuno. Y entonces el plato se llena considerablemente más y el anaquel de dulces tiende a vaciarse rapidísimo.

Reduce la capacidad de argumento

El cerebro no tiene reserva de energía: precisa que haya un suministro de glucosa, proveniente de nutrientes como el hidrato de carbono. La hipoglucemia puede generar trastornos del sistema nervioso, con síntomas como cefalea, debilidad motora y argumento confuso. Esto daña mucho el trabajo de quienes precisan mucha atención para efectuar sus actividades profesionales rutinarias.

Previous post

¿Por qué preferir los alimentos orgánicos?

Next post

Plantas medicinales que puedes tener en tu huerto

The Author

admin

admin

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *