Dieta

Dieta para la diabetes, todo lo que debes saber

Una nutrición balanceada, siempre y en todo momento bajo supervisión de un especialista, así como la práctica de actividades físicas son factores fundamentales para el control de la enfermedad.

Dieta para la diabetes

Cuando se habla de comestibles para diabéticos, existe la idea de que la dieta ha de ser limitadísima. Realmente, es precisamente lo opuesto. Es esencial que la dieta para la diabetes sea variadisima, compuesta de comestibles naturales, que cooperen para estabilizar el nivel glucémico de la sangre.

Examina los puntos esenciales de la dieta

El desayuno es el alimento primordial para todos, singularmente para los diabéticos. El alimento ayuda a eludir el incremento de peso, en tanto que ayuda a regular la sensación de saciedad a lo largo del día. Es esencial para el diabético no saltarse ninguna comida.

El plátano se encuentra liberado en la dieta por el hecho de que es una fruta rica en fibras y minerales, como potasio y magnesio. No obstante, debe ingerirse en una dieta equilibrada y un especialista debe apuntar qué cantidad puede consumirse semana a semana.

El consumo de sal tiene que ser lo más bajo posible. Esto se debe a que el sodio hace que el corazón bombee sangre de forma más veloz, lo que conduce a un incremento de la presión sanguínea.

Está indicado hacer comidas fraccionadas a lo largo del día. Con eso, la persona sostiene el nivel de azúcar en sangre equilibrado y evita el consumo de cantidades exageradas de comida, algo común cuando pasas bastante tiempo sin comer.

Los alimentos fritos deben dejarse de lado y dar sitio a comestibles asados y a la parrilla.

Los productos dietéticos no están absolutamente libres. Asimismo tienen hidratos de carbono que elevan el nivel glucémico de la sangre. Deben consumirse bajo la dirección de un especialista.

Las frutas son esenciales en la dieta de los diabéticos y las que tienen orujo son todavía mejores, pues son ricas en fibras, que hacen más saciedad. Deben consumirse con moderación, preferiblemente de forma natural. Las menos caloríficas son opciones mejores.

Evite consumir frutas en forma de jugo. A lo largo de la preparación se emplean considerablemente más frutas para una porción. Además de esto, las fibras se quedan a un lado en esta clase de preparación y son las que asisten a reducir la absorción del azúcar por el organismo.

Sustituya la leche entera por la desnatada, que tiene menos grasa. Lo mismo sirve para los derivados.

La carne roja es fundamental en la dieta debido a la enorme cantidad de proteínas, hierro y vitamina B12.

Entre las carnes blancas, el pescado es el indicado, en especial el salmón y la sardina, fuentes de omega tres.

Conoce los alimentos ideales para una dieta contra la diabetes:

Leguminosas

Comestibles como frijoles, lentejas y garbanzos tampoco pueden faltar en la dieta. Ya que pueden reducir las fluctuaciones de los niveles de glucosa en la sangre, aparte de ser fuentes de fibras solubles, antioxidantes, vitaminas y proteínas.

Frutas y verduras

¡Cuanto más, mejor! Invierta en la mayor pluralidad posible de estas plantas. Un plato bien colorido es homónimo de riqueza de nutrientes, como fibras, vitaminas, minerales y antioxidantes.

Papas

Aliado de quienes practican actividades físicas, este tubérculo tiene un bajo índice glucémico. Eso quiere decir que sus hidratos de carbono son absorbidos de manera lenta por el organismo, lo que ayuda a mantener bajo control esta enfermedad.

Granos enteros

Chía, quinoa, linaza y otros granos son aliados de la salud. Cooperan en el control de las tasas glucémicas y sus fibras fomentan una mayor saciedad, lo que es esencial para el mantenimiento del peso.

Canela

Esta especie aumenta la sensibilidad a la insulina y es esencial para combatir el colesterol LDL. Por tener acción termogénica, la canela prosigue siendo bienvenida en la dieta de los que precisan perder peso.

Grasas saludables

Las grasas son esenciales fuentes de energía para el organismo y asimismo actúan en la síntesis de hormonas. Mas hay que seleccionar versiones sanas, que son fuentes omega tres y otros ácidos grasos. Algunas de las mejores opciones al respecto son nueces, aguacate, almendras, nueces, aceite de coco y  de oliva. Atención: estos comestibles son muy caloríficos y deben de incluirse en la dieta con moderación.

Previous post

Dieta Alcalina: equilibrando el pH del organismo

Next post

¿Es sano dejar de consumir carne?

The Author

admin

admin

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *