AlimentaciónBienestar

Cuidar el cerebro y el corazón incluyendo frutos secos en nuestra dieta

El consumo diario de frutos secos como almendras, nueces, maníes, entre otros, ayuda a reducir el riesgo cardíaco.

Ingerir cada semana, varias porciones de frutos secos contribuye a reducir el riesgo de desarrollar irregularidad del ritmo cardíaco y fibrilación auricular, también conocida como aleteo cardíaco, según estudios.

Asimismo, cuando se mantiene este nivel de consumo se puede disminuir también el riesgo de desarrollar insuficiencia cardíaca, aunque han sido pocos los hallazgos.

En este sentido, muchos estudios han determinado que consumir frutos secos regularmente se asocia con menor riesgo de enfermedad cardíaca, accidente cerebrovascular y muerte asociada, pero aún no queda claro a qué aspectos particulares de la enfermedad cardiovascular se puede vincular el consumo de frutos secos.

Así como los frutos secos contribuyen al mantenimiento y al buen funcionamiento del sistema cardiovascular, éstos también contribuyen con la buena salud del cerebro y esto se debe a que cuando los órganos del cuerpo poseen un buen aporte de sangre y de oxígeno, el funcionamiento del cerebro mejora.

Las nueces

Las nueces son un súper alimento para el cerebro, pues es uno de los que más beneficios le aportan al cerebro. Posee un alto contenido de vitaminas y minerales y su composición se destaca principalmente por su alto nivel de vitamina E.

La vitamina E funciona como efecto antioxidante, así mismo es una fuente de ácidos grasos poliinsaturados, donde se sobresale el Omega-3 y Omega-6, los cuales son esenciales para el buen funcionamiento neuronal y del sistema nervioso central.

Por otro lado, las nueces también poseen ácido fólico, que ayuda a disminuir el riesgo de enfermedades cerebrovasculares. Además, también funcionan como antidepresivo natural y debido a su alto contenido en melatonina, favorecen el sueño reparador.

Las almendras

Son frutos que también contribuyen de manera positiva en la salud cerebral. Poseen un alto contenido en fósforo. Aproximadamente unos 304 mg por cada gramo de almendra. Además es un elemento que ayuda a mejorar el rendimiento intelectual.

Se recomienda consumir al menos 8 almendras al día, entre las comidas y si es posible combinarlas con una taza de té verde, mucho mejor pues el té verde, es rico en polifenoles los cuales son excelentes antioxidantes.

Frutos secos para el cerebro y el corazón

El maní

El maní permite que los vasos sanguíneos se dilaten, lo cual hace que el flujo sanguíneo mejore. Esta vasodilatación favorece todas las funciones cerebrales y permite además, que haya un mejor desempeño en las actividades cognitivas.

Previous post

Limpieza menstrual: 5 alimentos que debes eliminar de tu dieta para evitar los cólicos

Next post

Alimentación para cuidar el colon

The Author

admin

admin

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *